Cómo acceder a la prestación por cese de actividad para autónomos con la nueva ley

 
cese_actividad_autonomos_txerpa.png

El año 2014 acaba con muchas novedades para los autónomos, sobre todo en cuanto al acceso a la prestación por cese de actividad, recogida en la nueva Ley de Mutuas.En realidad, esta nueva ley fue publicada en el BOE el pasado 26 de diciembre bajo el nombre de "Ley 35/2014". Este texto, además de modificar el régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, modifica uno de los aspectos más controvertidos de los autónomos: el sistema de protección por cese de actividad, tanto de los trabajadores por cuenta propia incluidos en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA), como de los autónomos económicamente dependientes (conocidos como TRADE).

Te recordamos que actualmente, el conocido como paro de los autónomos, afecta a un total de 600.000 trabajadores por cuenta propia, según datos ofrecidos por UPTA, pero tan solo el 20% de las solicitudes son aceptadas. De hecho, según ATA, tres de cada cuatro solicitudes de paro presentadas por los autónomos son denegadas. 

Debido a la cantidad de información recogida en la ley, dividiremos los cambios en dos post independientes. En este artículo trataremos en concreto las modificaciones que afectan exclusivamente a los autónomos incluidos en el RETA. 

Nuevas condiciones para acceder a la prestación por cese de actividad: 

Los primeros cambios importantes se concentran en el apartado de los requisitos necesarios para que el trabajador autónomo tenga derecho a acceder a la prestación. Todo lo referente a este derecho está detallado en la Ley 32/2010, la cual sufre varias modificaciones mediante la nueva Ley de Mutuas. Así, el colectivo autónomo consigue dos grandes logros:

Mientras anteriormente el autónomo debía sufrir pérdidas superiores al 30% de sus ingresos en un año, o que superaran el 20% de sus ingresos en dos años, con la nueva ley tendrá derecho a solicitar la prestación cuando pueda justificar pérdidas superiores al 10% de sus ingresos en un año. La condición de que el primer año de actividad del autónomo no contará para el cómputo, sigue igual. 

Además, en el anterior texto legal se especificaba que otro de los condicionantes para acceder a la ayuda consistía en que el autónomo recibiera una ejecución judicial en la que se especificara que tenía deudas por impagos que comportaran el 40% de los ingresos en el año anterior. Con la nueva ley, este porcentaje pasa a ser del 30%. 

El resto de las condiciones a las que se puede acoger el autónomo para solicitar la prestación, y que no han sido modificadas en el texto consisten en:

- declaración judicial de concurso que impida continuar con la actividad, en los términos de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

- por fuerza mayor, determinante del cese temporal o definitivo de la actividad económica o profesional.

- por pérdida de la licencia administrativa, siempre que la misma constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por la comisión de infracciones penales.

- la violencia de género determinante del cese temporal o definitivo de la actividad de la trabajadora autónoma.

- por divorcio o separación matrimonial, mediante resolución judicial, en los supuestos en que el autónomo ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su excónyuge o de la persona de la que se ha separado, en función de las cuales estaba incluido en el correspondiente Régimen de la Seguridad Social.

Recuerda que según marca la ley solo es necesario que presentes alguna de las condiciones que te acabamos de explicar. Además, el nuevo texto legal establece que, en el caso de que el autónomo deba algunas cuotas de la Seguridad Social, tendrá la oportunidad de pagarlas en el plazo de 30 días naturales. 

como_consegir_paro_autonomos_txerpa.png

 

Cambios en la documentación necesaria para solicitar el paro de autónomos: 

Este es también uno de los apartados que sufren mayores cambios en la Ley Ley 32/2010. De hecho, es bastante interesante por aplicar términos más específicos a la hora de explicar la documentación necesaria para justificar las pérdidas y solicitar la ayuda. El rechazo de muchas de estas solicitudes es una de las mayores reivindicaciones del colectivo, por lo que esta aclaración de la documentación a presentar puede ser beneficiosa para los autónomos. 

En el caso de que la solicitud venga provocada por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos, la antigua ley únicamente indicaba que el autónomo debía justificarlo con una declaración jurada y documentos contables, profesionales, fiscales etc.

El nuevo texto legal amplía sustancialmente este apartado, especificando que deberán entregarse los documentos que acrediten el cierre del local del autónomo, en el caso de que lo tuviera, el modelo 036 de baja del Censo de Empresarios, así como el impreso de solicitud de la baja en la Seguridad Social.

Si el autónomo necesitara algún tipo de autorización o licencia administrativa para desarrollar su actividad, también tendrá que acompañar la solicitud de la baja, concesión o acuerdo de la retirada de la misma. 

De hecho, en este punto, la nueva ley va más allá y añade un nuevo párrafo muy interesante: indica que la solicitud del autónomo se considerará probada y debidamente documentada cuando este consiga aportar los siguientes documentos:

- documentación contable que recoja el propio autónomo, en la que se registre el nivel de pérdidas exigido. Puedes aportar tus declaraciones de IVA e IRPF. 

- además, para poder agilizar los trámites, el trabajador autónomo podrá formular su solicitud aportando datos estimados de cierre, e incorporará los definitivos con carácter previo al dictado de la resolución.

La documentación necesaria para el resto de casos por los que un trabajador por cuenta propia puede solicitar esta ayuda, no varía. Son los siguientes:

-  Solicitud provocada por pérdida de la licencia administrativa: debe aportarse la resolución.

- Solicitud provocada por violencia de género: declaración escrita de la autónoma de haber cesado o interrumpido su actividad, la orden de protección o el informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios sobre la condición de víctima de violencia de género.

- Solicitud provocada por divorcio: debe aportarse la resolución judicial, así como la documentación que se constate la pérdida de ejercicio de las funciones de ayuda familiar directa en el negocio.

Nuevos autónomos que podrán solicitar el paro: 

Una de las aportaciones de la nueva Ley de Mutuas es el caso de los conocidos autónomos societarios, que podrán solicitar la prestación por cese de actividad cuando sean cesados involuntariamente de su cargo de consejeros o administradores de la empresa, o cesen en la prestación de sus servicios. Eso sí, la empresa debe haber justificado pérdidas o su patrimonio neto debe haberse reducido por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital social.

Cuando el autónomo solicite el acceso a la prestación, tendrá que aportar el acuerdo adoptado por la Junta, en el que se especifica el cese en el cargo, además del certificado del Registro Mercantil, ya que dicho acuerdo debe ser registrado. 

En el caso de los autónomos societarios que dejan de prestar sus servicios a la empresa, deben solicitar su paro aportando el "documento que lo acredite así como el acuerdo de la Junta de reducción del capital por pérdidas", según marca la nueva ley.

Si quieres darte de baja como autónomo en Txerpa Gestoría Online ¡podemos ayudarte! Haz click en el banner para saber todo sobre este servicio totalmente personalizado o si lo prefieres escríbenos a info@txerpa.com y te contamos sin compromiso todo lo que nuestros asesores pueden hacer por ti. 

 

 
MARTA BERMÚDEZ