¿Cuándo puede emitirse una factura rectificativa?

 

Emitir facturas conforme a la ley vigente es una de las mayores preocupaciones de cualquier autónomo, sobre todo si acaba de llegar al mundo empresarial. En el blog de Txerpa ya hemos hablado de los datos que debe incluir una factura de acuerdo con la ley pero, ¿qué sucede cuando tras emitir la factura ves que hay un error o necesitas modificar posteriormente cualquier elemento de la misma? Como bien sabes, sobre todo si eres usuario de nuestro software de facturación online Txerpa Autónomos, no se puede eliminar una factura ya validada. Por ello existe la factura rectificativa y la ley también prevé las circunstancias en las que estarás obligado a emitirla. 

El primer supuesto que establece el Real Decreto 1619/2012 para que estés obligado a emitir una factura rectificativa es en caso de que hubieras incluido algún dato erróneo en la factura original, como por ejemplo número o en su caso serie, fecha de expedición, nombre y apellidos, razón o denominación social completa de tu cliente etcétera. 

Este tipo de factura también será obligatoria en el caso de que te hubieras equivocado calculando las cuotas impositivas repercutidas (supuesto poco probable utilizando un software de facturación), o que tuviera quemodificarse la base imponible según lo dispuesto en el artículo 80 de la Ley del Impuesto. Ten cuidado, porque estarás obligado a emitir una factura rectificativa según este supuesto, incluso hasta cuatro años después de haberse devengado el impuesto. Si las retenciones varían porque has hecho un descuento a tu cliente por volumen de facturación, no hará falta que incluyas en la factura rectificativa ninguna referencia a la emitida con anterioridad. 

En este caso existe una excepción: imaginemos que la modificación de la base imponible de la factura viene dada porque tu cliente te ha devuelto parte del pedido o envases tras emitir la factura. En este caso no hará falta que emitas una factura rectificativa, ya que podrás realizar las modificaciones pertinentes en la siguiente factura pero, eso sí, "siempre que el tipo impositivo aplicable a todas las operaciones sea el mismo, con independencia de que su resultado sea positivo o negativo".

Sea cual sea el motivo por el que te veas obligado a emitir este tipo de factura, recuerda que siempre tendrás que incluir los datos informativos previstos por la ley, como en una factura simple, incluyendo además el número identificativo de la factura que has rectificado. No olvides que todas las cantidades tendrán que ser positivas y su serie tendrá que ser diferente.

Es muy importante que dejes claro que es una factura rectificativa y que todas las modificaciones que hagas estén bien especificadas, sobre todo en el caso de que lo que necesites modificar sea la base imponible ("incluyendo el precio unitario sin Impuesto de dichas operaciones, así como cualquier descuento o rebaja que no esté incluido en dicho precio unitario"), el tipo o tipos impositivos aplicados a la operación, así como la cuota tributaria que se repercuta, la cual deberá consignarse por separado. 

 
MARTA BERMÚDEZ