Qué es el Recargo de Equivalencia

 

 

Cuando una persona quiere abrir un negocio y se da de alta como autónomo, debe entrar en el régimen de IVA que le corresponda. En esta ocasión trataremos el régimen especial de IVA de recargo de equivalencia. Como ya sabes, cada vez que realizas una venta debes aplicar al precio final la parte de IVA que le corresponda, a no ser que se trate de una actividad exenta de IVA. El porcentaje de IVA que debes aplicar dependerá del tipo de producto que se trate, así como del régimen en el que te encuentres.

Por eso nos parece muy interesante explicar este régimen, ya que es un mundo aparte en cuanto al sistema de aplicación IVA, tanto en tus compras y en ventas. ¡Pero vayamos por partes!

 

¿Quién puede incluirse en este régimen de IVA?:

  

El recargo de equivalencia se aplica de manera exclusiva a los autónomos, Comunidades de Bienes o Sociedades Civiles que se dediquen al comercio minorista, tanto si tienes una tienda física como si tienes una tienda online o ecommerce. Pero tener una tienda no es el único requisito para ser considerado un comerciante minorista. Recuerda que cuando te des de alta como autónomo mediante el Modelo 036, tienes que darte de alta como comerciante minorista en el IAE

Para Hacienda, un comerciante minorista es aquel que, a la hora de vender, se convierte en un intermediario. Es decir, si tú compras el producto y antes de venderlo ni tú, nin algún tercero lo han manipulado. Si vendieras en tu tienda productos elaborados por ti, no podrías entrar en el régimen especial de recargo de equivalencia. 

Otro requisito para poder ser considerado minorista está relacionado con tu ejercicio fiscal anterior: si en dicho ejercicio vendiste más del 80% de tu total de ventas a la Seguridad Social (incluidas sus entidades gestoras o colaboradoras), así como a clientes finales, es decir, personas que no sean empresarios, sí podrías entrar en el régimen de recargo de quivalencia. Eso sí, este segundo criterio no te lo podrías aplicar si durante el año anterior no hiciste ninguna actividad comercial o si te encuentras en el régimen de módulos en concepto de IRPF. 

 

¿Qué productos quedan excluidos de este régimen?

  

A pesar de que se deben incluir todos los comerciantes minoristas, quedarían excluidos aquellos que vendan vehículos, embarcaciones, aviones, accesorios y piezas de recambio de medios de transporte, joyas, prendas de piel, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección, bienes usados, aparatos de avicultura y apicultura, productos petrolíferos, maquinaria industrial, materiales de construcción de edificaciones, minerales, metales y al oro de inversión. 

 

¿Cómo puedo ingresar?

  

Si cumples los requisitos que te comentábamos al principio de este artículo, en tu alta en Haciendatendrás que indicar en el Modelo 036 tu condición de comerciante minorista, pues recuerda que necesitas estar incluido en una categoría o epígrafe del Impuesto de Actividades Económicas.

Además, si anteriormente hiciste cualquier otra actividad como autónomo y tuvieras material comprado previamente, tendrías que pagar a Hacienda el recargo de equivalencia de esos productos, para entrar a tu nuevo régimen en igualdad de condiciones que tus competidores.  

 

¿Cómo funciona el régimen? 

Por ejemplo si compras camisetas, tu proveedor te aplicará el 21% de IVA más el 5,2% de recargo de equivalencia, por lo que en realidad estarás pagando en concepto de IVA un total de 26,2% de IVA, aplicado al precio de las camisetas. 

Cuanto posteriormente vendas tus camisetas a tus clientes, lógicamente tendrás que venderlas añandiendo a su precio de venta únicamente el 21% en concepto de IVA. 

 

Y te preguntarás, ¿qué ventaja tiene este régimen si estoy adquiriendo un producto más caro por culpa de este recargo del 5,2%? Un aspecto positivo es que, posteriormente, tú no tendrás que autoliquidar tu IVA presentando trimestralmente a Hacienda el Modelo 303, tal y como lo tienen que hacer el resto de autónomos, ya que será tu proveedor el que ingrese en la Agencia Tributaria el dinero que has pagado en concepto de IVA. Este hecho, quieras o no, hace que la gestión de tu actividad comercial sea mucho más sencilla. Además, el IVA que recibes de tus ventas tampoco tendrás que devolvérselo a Hacienda. 

Por otro lado, no tendrás que emitir obligatoriamente facturas de venta a tus clientes finales, ya que con el ticket (lo que actualmente es para Hacienda una factura simplificada) sería suficiente. Igualmente desaparece llevar registros contables en relación con el IVA, pero recuerda que sí debes mantener y registrar las facturas de tus proveedores, para poder incluir tus gastos en el Modelo 130, relacionado con el IRPF. 

 

¿Qué obligaciones formales tendré?

 

A pesar de que, como te acabamos de comentar, no necesitas expedir facturas de venta a tus clientes finales, sí existen supuestos en los que tienes que emitirla:

- si en el IRPF estás incluido en régimen de estimación directa.

- si tu cliente es un autónomo, Comunidad de Bienes, Sociedad Civil o una empresa.

Cuando comiences a adquirir productos, recuerda que tienes que enviar una copia de tu Modelo 036 a todos tus proveedores, para que estos sepan que tienen que aplicarte el recargo correctamente. De hecho, si en alguna factura te das cuenta de que alguno de ellos no ha aplicado dicho recargo, la ley dice que tienes que comunicarlo a la Agencia Tributaria, pues si no estarías cometiendo una infracción.

 

¿Qué pasa si hago compras de productos en Europa o importo?

 

Para estos casos, al igual que cualquier otro autónomo tendrás que darte de alta en el VIES para incluir en su registro tu número VAT. Este es el procedimiento que tendrás que seguir para que tus proveedores sepan que no tienen que aplicarte el IVA. Como ves, el sistema para aplicar el IVA en tus compras intracomunitarias funciona de la misma manera que cualquier otro autónomo.

Ahora bien, como tú estás en recargo de equivalencia tienes que declarar trimestralmente el IVA que tus proveedores inctracomunitarios no te han aplicado, presentando en Hacienda el Modelo 309, que es para pagos puntuales del impuesto. En este caso, también tendrías que ingresar en Hacienda el importe en concepto de IVA más el recargo de equivalencia correspondiente.

Eso sí, si realizas la compra de un producto que está relacionada con tu negocio pero no es para comercializarlo (por ejemplo una estantería para tu tienda), no tendrías que pagar el recargo de equivalencia, únicamente el 21% del régimen general. Sucedería lo mismo si compraras cualquier producto que no esté incluido en el régimen, como por ejemplo un coche. 

Al igual que con tus proveedores nacionales, tendrás que avisarles de que estás incluido en el régimen especial. Sucede lo mismo en el caso de Aduanas. 

 

 

 

¿Necesitas una asesoría online que te ayude y aconseje a la hora de gestionar todos tus trámites como autónomo? ¡Cuenta con Txerpa!

Con nuestros Planes de Autónomos tienes asesoría continua y servicio de facturación online por el mismo precio. Escríbenos a info@txerpa.com y nuestros asesores te explicarán cómo funciona Txerpa. Además, prueba ya gratis el nuevo Txerpa 3.0, registrándote desde el siguiente banner. Tu asesor siempre cerca con Txerpa 😉 .

 

https://txerpa.com/alta/txerpa-gratuito/

https://txerpa.com/alta/txerpa-gratuito/