¿Cómo se desgravan los gastos de autónomo en la Declaración de la Renta?

 
renta-2014-autonomos.png

Con la llegada de la Declaración de la Renta, uno de los aspectos más importantes para los negocios es saber cómo se desgravan los gastos de autónomo en la Declaración de la Renta. Este aspecto es muy importante que lo hagas conforme marca la ley, pues de lo contrario puedes tener problemas con Hacienda para deducir este dinero de tu base imponible. Como sabes, al hacer la Declaración Anual de IRPF la clave es la base imponible, la cual estará compuesta entre otros elementos, por los ingresos procedentes de tu actividad económica como autónomo. Pero hay muchos gastos que has tenido que hacer para desempeñar tu trabajo que puedes eliminar de esta base imponible. Eso sí, tienes que hacerlo bien para no tener problemas con la Agencia Tributaria. 

El gasto debe tener la consideración fiscal de deducible:

Esto quiere decir que Hacienda debe considerar que es un gasto que puedes desgravar. Es decir, no intentes incluir en la cifra total ninguna compra que hayas hecho si no tiene esta categoría, porque no será aceptada. ¿Cómo saber si un gasto es deducible para Hacienda? Fácil, tus compras o adquisiciones varias deben reunir los siguientes requisitos:

- Deben tener conexión directa con tu actividad como autónomo. Tus vacaciones en familia no valen.

- Deben estar "convenientemente justificados". Aquí entra la palabra que tanto le gusta a Hacienda: factura. Recuerda que hay diferentes tipos de facturas y cada cual debe tener su información detallada. Ten siempre muy en cuenta que la factura es uno de los datos de los autónomos que Hacienda mira con lupa.

- Deben estar registrados en tu contabilidad: recuerda que al hacerte autónomo tienes la obligación de tener tu Libro de IVA, en el que recojas todas tus facturas recibidas o emitidas. Este libro debe estar siempre a disposición de Hacienda. 

Aunque en este artículo nos referimos a gastos desgravables en concepto de IRPF, recuerda que también hay gastos cuyo IVA te puedes deducir y los requisitos para conseguirlo son similares. Si tu gasto no tiene las características que antes te hemos enumerado, no hace falta que lo incluyas en tu autoliquidación trimestral de IVA, porque no te lo van a devolver.  

También tienes que tener en cuenta los conocidos como 'Gastos de difícil justificación'. Sí, también existen y Hacienda los cuantifica aplicando el 5% sobre el rendimiento neto.

¿Qué gastos son deducibles?

Se incluyen áreas muy diversas las compras de materiales para poder desarrollar tu negocio, como mercancías, gastos de personal como salarios y tus pagos a la Seguridad Social, inversiones que tengas que hacer en tu negocio, impuestos como el IBI y un largo etcétera.

Recuerda también que a la hora de deducir tus gastos como autónomo en la Declaración de la Renta, también se te aplican los criterios relacionados con las deducciones de las empresas de reducida dimensión.

Asimismo, en nuestro artículo Qué me puedo desgravar como autónomo, ya te explicábamos que consiste en tributos como el IBI, gastos financieros como préstamos que hayas solicitado para desarrollar tu negocio, así como otros gastos varios como la asistencia a cursos...