Descubre las ventajas e inconvenientes de ser empresario autónomo

 

En este caso vamos a ver las ventajas e inconvenientes de ser empresario individual autónomo. Las ventajas más destacables de ser empresario autónomo son:

  • manera más rápida, sencilla y económica de dar de alta un negocio.
  • Se mantiene el control total y la gestión de la empresa.
  • No es necesario un proceso previo de constitución.
  • Es la forma que requiere menos gestiones y trámites legales, lo que abarata los costes de asesoramiento.

Se considera esta figura idónea para empresas de reducido tamaño y negocios nuevos promovidos por una sola persona. Los inconvenientes más destacables de ser empresario individual autónomo son las siguientes:

  • No se diferencia entre el patrimonio empresarial y el personal, respondiendo el empresario autonomo con sus bienes presentes y futuros ante las deudas con terceros.
  • Si el empresario está casado en régimen de gananciales, pueden dar lugar a que su actividad empresarial alcance al patrimonio del cónyuge.
  • A partir de unos 45.000 euros de beneficios anuales compensa crear una sociedad, ya que los impuestos serán más altos que para una sociedad
  • No puede contratarse a familiares de hasta segundo grado de consanguinidad, sino que tienen que darse de alta también como autónomos.

Se recomienda crear una sociedad en el momento en que se de alguna de las siguientes circunstancias:

  • El proyecto necesite cuantiosas inversiones.
  • El negocio esté generando un considerable nivel de beneficios.
  • Tu competencia esté formada mayoritariamente por sociedades.

Se recomienda crear una sociedad en el momento en que se de alguna de las siguientes circunstancias:

  • El proyecto necesite cuantiosas inversiones.
  • El negocio esté generando un considerable nivel de beneficios.
  • Tu competencia esté formada mayoritariamente por sociedades.

En el caso de crear una sociedad seguirías cotizando como autónomo pero en calidad de administrador de la sociedad, con lo que tu coste de seguridad social se mantendría igual. Un aspecto que no se suele valorar suficientemente cuando se decide crear una sociedad de responsabilidad limitada es que si para obtener la financiación necesaria el banco nos pide garantías personales, la responsabilidad limitada se está “evaporando” en gran medida.

 autonomo

 
MARTA BERMÚDEZ