¿Cómo puedo calcular mis honorarios antes de darme de alta como autónomo?

 
cuanto_cobrar_como_autonomo.www.txerpa.com.jpg

Si estás pensando en darte de alta como autónomo pero tu gran incertidumbre pasa por saber cuánto puedes llegar a cobrar al año, lo primero que tendrás que averiguar será qué costes fijos tendrás como autónomo y qué ingresos podrás llegar a tener. Lógicamente te será más fácil averiguar tus costes que tus ingresos: la cuota de autónomo a la Seguridad Social, internet, teléfono móvil, alquiler de oficina si tuvieras, luz, agua, gestoría.... Muchos de estos gastos se moverán generalmente entre unas cifras fijas, por lo que te será más sencillo anotarlo. En el caso de tus ingresos, será necesario que primero detectes cuánto tendrás que cobrar a tus clientes tus servicios/hora, para posteriormente calcular cuánto puedes llegar a ingresar en un año. Pero, ¿qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de establecer un precio a tu hora trabajada?

Hay diferentes fórmulas para averiguar qué debes cobrar por tu hora de trabajo, aunque ten en cuenta siempre que tu objetivo tiene que ser  encontrar un precio de equilibrio, es decir, saber hasta qué punto tus clientes están dispuestos a pagar un precio u otro por tus servicios. Eso sí, tu precio de equilibrio debe cubrir siempre tus gastos, de ahí la importancia de calcular tus honorarios, ya que el objetivo de toda empresa cuando empieza es poder cubrir gastos. Si poco a poco consigues ir aumentando tus clientes para conseguir que tus beneficios también se incrementen dependerá también de tu planificación previa. Los precios de tu competencia serán también un punto de referencia a la hora de tomar decisiones. 

Precio = coste fijo / ventas + coste variable + beneficio (¿qué margen de ganancias quieres tener?)

Ten en cuenta siempre que, por mucho que te establezcas unos honorarios fijos, siempre debes tener en cuenta tus costes fijos y variables en cada servicio. Recuerda que los costes fijos son aquellos que tendrás para poder ser autónomo, independientemente de que trabajes o no, como tu cuota de Seguridad Social, internet, teléfono etc. Tus costes variables dependerán del trabajo que vayas a realizar. Imaginemos que eres informático y un cliente te pide que hagas un trabajo pero, para llevarlo, tendrás que desplazarse hasta su oficina. Esto te llevará unos gastos extra (parking, gasolina, tiempo de desplazamiento...) que no habías incluido en el cálculo previo de tus honorarios. En estos casos tendrás que decidir qué es mejor para tu negocio: ¿aumentar tus honorarios o dejarlos estables con la idea de que este cliente te contrate nuevamente en el futuro? Tú eres el que debe establecer la estrategia de negocio.

Actualmente también puedes encontrar herramientas en internet que te pueden ayudar a tener una cifra de referencia de tus honorarios, para saber a qué precio tendrás que cobrar cada hora de tu trabajo, como por ejemplo en calculadorafreelance.com.

 
MARTA BERMÚDEZ